Graffiti Berlín

Berlín es conocido por ser un ícono europeo del arte urbano, o como mejor se le conoce graffiti, no sólo por ser una de las ciudades con más graffitis, sino también por lo que ha significado esta expresión artística en la historia de la capital alemana. 

ASh

(Victor Ash, Shutterstock)

Los orígenes de la cultura del graffiti se remontan a principios de los 80´s en el Berlín occidental, cuando el sector ocupado por los americanos era el punto de encuentro de punks anarquistas, migrantes turcos y los resistentes de Alemania occidental. Kreuzberg, un barrio rodeado en tres partes por el muro de Berlín, fue un barrio en donde había una extensa superficie de paredes para pintar y recibía poca supervisión policiaca. Los primeros writers, como se les conoce en inglés, estaban fuertemente influenciados por la escena neoyorquina. Sin embargo, el lado este de la ciudad se mantenía bajo una estricta supervisión por parte de la policía Stasi. Todo ello cambió con la caída del muro en 1989, de pronto había miles de paredes y muros grisáceos listos para colorear. Artistas, músicos y gente joven comenzaron a migrar al este, dando lugar a un cambio de la cultura joven del oeste al este. Las paredes de Mitte, Friedrichschain y otros vecindarios grises del este, rápidamente se convirtieron en coloridas áreas. Hoy en día, Berlín cuenta con un sinfín de esquinas donde es posible apreciar auténticas obras de arte.

BesoBerlin

(East Side Gallery, Shutterstock)

La East Side Gallery, es una galería urbana que se encuentra en donde estaba el muro que dividía a la ciudad en este y oeste y que en 1989 se convirtió en un espacio de arte para cientos de artistas de todo el mundo donde expresaron sus sentimientos de euforia y grandes esperanzas de un mejor y más pacífico futuro.

Blu

(Blu, Shutterstock) 

Os Gemeos

(Os Gemeos, Shutterstock)

Por otro lado, al igual que en muchas otras ciudades del mundo, la discusión sobre si el graffiti es realmente una expresión artística o un acto punible en contra la propiedad ajena, sigue siendo un tema actual e incluso los grupos en contra han propuesto la legalización como medida para reducir su atractivo.  En Alemania está prohibido pintar en edificios y superficies públicas, el delito puede ser castigado con multas o con hasta dos años de prisión. Al año se gastan cincuenta millones de euros para borrar de las paredes los graffitis. Básicamente existen dos grupos opositores, los extremistas que abogan por reprimir las paredes coloridas con castigos extremos, como lo hacen algunos países nórdicos quienes castigan hasta con 6 años en prisión o en México en donde en donde además de una multa pueden ir hasta dos años a prisión, y los otros grupos menos radicales quienes opinan que la represión no es una buena alternativa, sino darles la posibilidad de expresarse en muros destinados específicamente a este fin. Un ejemplo de ello es Colombia en donde exista una iniciativa por parte de la Secretaría Distrital de Cultura, Recreación y Deporte de Bogotá, que permite a los artistas expresarse en espacios específicos. Sin embargo, en Alemania esta opción no es del agrado de muchos graffiteros, ya que consideran que aproximadamente el 70% dejaría de pintar, es decir, “la legalización mataría al graffiti”.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

CONTACTO

Para más información, escríbanos:

info@vertigograffiti.com



>> Términos y condiciones
>> Política de Privacidad